El Museo Municipal de Artes visuales afronta por estos días la última etapa y puesta a punto de su nuevo espacio en uno de los galpones aledaños a la estación del ferrocarril, en el que se llevó adelante una importante obra de restauración y acondicionamiento.

Desde la coordinación del MUMAV adelantaron a Cultura para Armar que ya se están preparando las primeras muestras (la primera estaría vinculada a la fotografía) y que si bien en principio la inauguración estaba prevista para el mes de julio, aún resta ultimar detalles y coordinar la participación de invitados especiales, por lo que es posible que demore algunas semanas más.

En torno a este relanzamiento y esta nueva etapa para el MUMAV, detallaron que establecieron vínculos con museos de la región, y otros no tan cercanos, para que exista una articulación permanente, como el caso del Museo de Bellas Artes de La Pampa, el museo Carlos Alonso de Villegas y el Emilio Pettoruti de La Plata.
En este sentido, la idea es poder nutrirse de manera articulada con esos museos, por ejemplo compartiendo muestras y actividades.

El proyecto del MUMAV (Museo Municipal de Artes Visuales) nació en el año 2021 y se propuso como un “museo vivo”, siguiendo los nuevos paradigmas de los museos actuales, un espacio que no solo conserva y exhibe obras de arte, sino que además construye conocimiento, apoya proyectos y realiza actividades invitando a la comunidad, repensándose constantemente.

El primer paso para la creación fue realizar una planificación detallada de los cómo, por qué y para qué del proyecto, tomando ejemplos exitosos de otros museos dentro y fuera de argentina, donde se apelaba a la experiencia sensorial, a la construcción de pensamiento crítico en el espectador y a la exploración de las miles de posibilidades que el arte ofrece.
Se llegó entonces a la conclusión de que el MUMAV debía pararse sobre tres pilares fundamentales, con igual importancia y correlativos: educación, inclusión y entretenimiento.

El proyecto señala que el MUMAV exhibirá obras de arte de técnicas tradicionales como pintura, escultura o dibujo, pero también obras de carácter contemporáneo, como instalaciones, videoarte o performance. Lo importante del contenido del museo no es solo el tipo de obras que puede mostrar, sino su trasfondo, su alcance reflexivo.

Inicialmente se pensó utilizar el chalet de los ingleses como sede, aunque esta idea quedó descartada, ya que el lugar necesitaba varias reformas y ampliaciones para poder suplir las necesidades que una correcta exhibición de obras de arte demanda. El museo empezó a trabajar entonces en espacios alternativos, como el Museo de Arte Mural, Rodolfo Campodónico, La Casa de la Cultura o el teatro español, realizando diversos tipos de actividades a la espera de una sede propia.

En esta línea se realizaron charlas, conversatorios, muestras de arte y talleres trabajando en conjunto con otras oficinas municipales, como la Oficina de Juventud, la Dirección de Género Niñez y Familia, la Dirección de Ambiente y Desarrollo Sustentable o la Dirección de Salud Comunitaria, entendiendo al arte como una herramienta de comunicación que permite abordar diferentes temáticas desde la sensibilidad, la reflexión y la empatía.

Finalmente, a principios del 2023, se definió el lugar donde se emplazaría el MUMAV, un antiguo galpón del ferrocarril conocido como el Galpón Amarillo. En junio de ese mismo año empezaría su construcción. Este lugar, parte del antiguo predio ferroviario, es muy cercano a otros museos de la ciudad y está a la espera de convertirse en un futuro no muy lejano en un paseo cultural con zonas verdes y caminos que comuniquen a los museos.

En el inicio de la obra tuvieron que lidiar con un lugar afectado por el paso del tiempo, pero con una estructura que se conservaba intacta. Los primeros trabajos que se realizaron fue el reemplazo de chapas, tanto sea en el techo como en las paredes, poniéndose aislación y cielo raso y se levantó el piso, que era de concreto.

Desde el área responsable de la obra detallaron: “incorporamos otro sistema constructivo, como lo que es el Steel framing. Vinculamos dos sistemas diferentes de construcción en los cuales agregamos baños y una cocina. Un aspecto importante que tiene la obra es la accesibilidad, que en un principio desde la parte proyectual, ya se pensó en tener un edificio inclusivo, accesible. Entonces, la incorporación de dos rampas, una rampa de acceso principal para el público en general y una rampa de salida de emergencia por cualquier eventualidad. Eso lo convierte en un edificio accesible, estando en un espacio totalmente urbano, público, lo convierte en un edificio que sea de fácil acceso para cualquier persona”.

En este sentido enfatizaron que se realizaron todas las instalaciones nuevas: instalación eléctrica, instalación de agua, instalación de cloacas.

“Dotamos al lugar de cloacas porque no tenía conexión con una obra de importante para que esto pueda tener ese servicio esencial y agua también, agua potable. El edificio obviamente se pintó todo interiormente, se dejó el color de la chapa natural afuera y los volúmenes exteriores fueron revestidos con texturado impermeable como terminación y bueno, y todo lo que es la cartelería y la iluminación exterior”
Esta obra, que está llegando a su fin demandó un año de trabajos.

Por último, desde la coordinación del Museo destacaron que hasta tanto este nuevo espacio comience a funcionar, se continuará trabajando en la recepción y apoyo de ideas y propuestas de artistas locales y estableciendo vínculos con museos amigos. Además, se pondrá en valor el patrimonio artístico local y contribuirá al desarrollo cultural de la ciudad, potenciando el turismo y sectores productivos afines.